¡LA YUCA LA YUCA! 14 Años carreteando por Barranca

ARNULFO2

“Pero quién me va a recordar, si ya todos los que me conocieron están muertos”

En BCABJA también nos importan las historias que no son noticia. Las que algunos cuentan pero no todo el mundo aprecia. Por eso he decidido empezar a contar de manera muy sencilla esas historias que me parecen curiosas y que veo en mi ciudad. Esta es una iniciativa que también existe en otras ciudades un poco menos famosas que la nuestra, es el caso de Nueva York 😉 con su proyecto Humanos de Nueva York.

La Yuca la yuca!; es la expresión que ha usado este hombre, que por más de 14 años ha estado empujando una carreta por las calles de Barranca. Su nombre es ARNULFO GÓMEZ LASCARRO y tiene 86 años.

Llegó por allá en el año 1950 proveniente de Puerto Berrio. No tiene claro su fecha exacta de nacimiento, puesto que en aquella época, lo que primaba era la fecha de bautizo. Durante sus años vigorosos se dedicó a trabajar en diferentes empresas petroleras de la época, trabajaba unos meses y luego duraba otros parado. Así se la  pasó por más de 20 años. Con el tiempo, cuando ya la edad era un impedimento para seguir ejerciendo la labor en las contratistas, y al no obtener su pensión, emergió en lo que hoy es su oficio: carretear. Don Arnulfo me aclara que no es la Yuca, no es lo único que vende, ya que también coloca a disposición a su clientela: plátanos verdes y amarillos, “y una que otra vez ofrezco otros productos, cuando la situación esta berraca”, agrega.

Su jornada, arranca desde a las 4 am y termina al rededor de las 2 pm. Sale de Lunes a Sábado y muchas veces hasta los Domingos y festivos. Su recorrido comprende gran parte de la comuna 02 (Torcoroma, Pueblo Nuevo, Galán, Parnaso, Uribe Uribe). Tiene su esposa viviendo en Barranquilla, pero dice que por allá no se amaña, porque la inseguridad es demasiada, además que no hay nada mejor que recorrer las calles de su querida Barranca. Vive solo y paga su propia pieza. De anécdota, recuerda que en todos estos años lo han robado como dos veces: “Una vez unos pelaos me quitaron la plata y alcancé a pegarle a uno de ellos un garrotazo, pero me tocó quedarme quieto, porque me jodía más yo”.  

 “Hay días que no me dan ganas de salir pero si no salgo no como”. Recuerda con nostalgia que en su tiempo, todo era mejor, más tranquilo, abundaba el trabajo, la amistad sincera y hoy lo que ve es traición y corrupción. Por eso Don Arnulfo, le recomienda a los jóvenes, que ante todo el trabajo honesto, y que aprendan de los errores de los mayores y no sean rebeldes ante los consejos de quién los quiere ayudar, ” el que esta jodido no ve el hueco”, manifiesta.

Cuándo se le pregunta, ¿Cómo quisiera que lo recordaran?, no titubea en contestar: “Pero quién me va a recordar, si ya todos los que me conocieron están muertos” . Sin más que agregar, Don Arnulfo se retira y posa para la foto junto a su carreta. y se va exclamando con su vociferación caracteristica:

¡LA YUCA LA YUCA!