Sindicalismo en Barrancabermeja. ¿Impala teme a una nueva USO?

En un articulo anterior analizamos las razones por las que desde nuestro punto de vista, muchas empresas como Impala no muestran supuestamente, preferencia por la mano de obra barranqueña. En los comentarios que nuestros lectores dejaron pudimos percibir,sin nosotros haberlo mencionado, que muchas personas creen que el trabajador barranqueño es temido por las empresas en muchas ocasiones porque “apenas llegan quieren montar sindicato” (lo anterior es una cita textual de alguien que comentó el articulo) y no fue uno, ni dos; fueron muchos los lectores que de alguna u otra forma mostraron su inconformidad y hasta resentimiento con las formas de actuar de los sindicatos en Barrancabermeja, en especial con la USO (Unión Sindical Obrera).

Pues bien, nos tomamos el trabajo de investigar el historial y la lucha de la USO desde su creación para entender bien si los comentarios en contra del sindicato son justificados o no.

Para hablar de la uso es indispensable hablar de Ecopetrol y sus inicios. Como sabemos que no somos un portal de historia, trataremos de contar los sucesos de la manera más corta y sustanciosa (…) posible.

Por allá en el año de 1906, el gobierno del entonces presidente de Colombia, el General Rafael Reyes, decidió permitir la explotación de los campos petroleros de la zona de las Barrancas Bermejas (Puerto Santander en ese entonces) a un man de prominente bigote y un mal genio de los mil demonios, Roberto de Mares. El viejo Roberto tenía un plazo determinado para empezar con  la explotación y a medida que pasaba el tiempo y no iniciaban las obras, de Mares sintió la presión de las autoridades que estuvieron a punto de cancelar la concesión hecha al osado, pero insolvente empresario.

No quedando de otra y por una casualidad de la vida, Roberto conoció en  una especie de “crucero de placer” en las costas Colombiana a unos capitalistas gringos con mucha plata y que no dudaron en brindar financiación a de Mares quien a su vez, no dudo en pedirla y así el industrial Colombiano pudo llevar a cabo la explotación del petroleo de la concesión de las Infantas (nombre muy emblemático hoy por hoy en la ciudad de Barrancabermeja), A LA LARGA, ROBERTO DE MARES Y LOS ESTADOUNIDENSES TERMINARÍAN CREANDO LA TROPICAL OIL COMPANY (empresa privada y extranjera) QUE DARÍA PIE A LA CREACIÓN DE LA USO Y POSTERIORMENTE, DE ECOPETROL.

Al Principio no había duda sobre las bondades y espíritu de lucha de la USO. El accionar de ésta organización produjo una de las victorias más importantes de la clase trabajadora en la historia de Colombia.

Paradójicamente, la gran mayoría de los trabajadores que fundaron la USO en 1922 eran FORÁNEOS. La gran mayoría eran Antioqueños y aproximadamente el 10% eran extranjeros. El pensamiento comunista estuvo presente en la organización sindical desde sus inicios (y se mantiene hasta ahora) lo cual generó conflictos con las directivas de LA TROCO (abreviación de la Tropical Oil Company) quienes en un comienzo fueron indulgentes con la formación del sindicato pero después se arrepintieron de haberlo permitido ya que los trabajadores unidos empezaron a exigir mejorías en sus condiciones de trabajo, que eran bastante precarias.

Imagínense trabajar en Barrancabermeja de 5 am a 6 pm, pero sin servicio de acueducto, muy poca energía eléctrica, monte y maleza por todos lados, enfermedades mortales en el ambiente y con un sol de 42 grados todo el día sobre sus hombros.

Pues así les tocó trabajar a los primeros pioneros de la industria petrolera del país y no hay que dudarlo; si no hubiera sido por la gran presión de la USO sobre sus empleadores, muchos más obreros rasos de la empresa hubieran muerto en condiciones lamentables. La Unión Sindical Obrera se convirtió en ejemplo a seguir de todas las organizaciones de trabajadores, no solo en Colombia, sino en toda latinoamerica.
Eventualmente la concesión de Mares llegaría a su fin y con ello surgiría Ecopetrol, empresa en la cual la USO siguió con su lucha en pro de la dignidad de la clase obrera dejando en el camino a muchos sindicalistas muertos y otros desterrados.

Pero ¿Qué ha pasado en los últimos años con el sindicalismo en Barrancabermeja que causa tanta discordia en las empresas y comunidades?

La USO fue una fuerza que contaba con  mayoritario apoyo popular en Barrancabermeja. Gracias a ellos se lograron los acuerdos más importantes para la clase obrera de la historia republicana de Colombia. Muchos en Barrancabermeja deben prácticamente todo lo que tienen a los beneficios logrados por la Unión Sindical Obrera para sus asociados y para todos los trabajadores de Ecopetrol en general (Plan educacional, Carne del comisariato, el mejor servicio de salud posible etc…), pero algo empezó a cambiar de unos años para acá. Organizaciones delictivas al margen de la ley empezaron a permear el sindicato. El comunismo ideológico más duro y conflictivo se hizo “palabra santa” entre sus directivos que no daban cabida a otras formas de pensamiento ni de administración. La corrupción y la delincuencia común también se hizo presente y las exigencias a los empleadores empezaron a ser absurdas y desmedidas.

no se puede negar que hay empresas que abusan de sus trabajadores, pero el camino no es la confrontación ni la retorica. El camino debe ser la negociación y la concertación en la que salgan ganando todas las partes.

El gran problema de los sindicatos, desde mi punto de vista, es que se han quedado en el pasado. Los sindicatos siguen adheridos a ideologías que tal vez en su momento estaban acordes a lo que se vivía años atrás, pero que hoy en día están mandadas a recoger. Si los sindicatos buscan obtener los mejores beneficios para los trabajadores no deben olvidar que quienes pagan los salarios son las empresas, pero aveces pareciera que los sindicatos solo buscaran sacar el mayor jugo posible a sus empresas, muchas veces con la ley en la mano y muchas veces, llevando a la quiebra a sus empleadores.

La única manera en que el sindicalismo funcione en el siglo XXI es que dejen de ser organizaciones de choque y se transformen en verdaderas organizaciones de concertación, que busquen el beneficio propio pero también el beneficio empresarial.

Es lógico que si la empresa donde operan está bien financieramente, es más probable que las condiciones de trabajo sean mejores, siempre y cuando los trabajadores se mantengan organizados y activos ante cualquier atropello injustificado. Tampoco se trata de ser los peones prescindibles de los jefes. Se trata de trabajar de la mano siempre siempre teniendo como meta el beneficio común.

Las empresas deben dejar de temer al trabajador barranqueño, pero el trabajador barranqueño debe empezar a comprender que los mejores resultados hoy por hoy no se logran peleando, sino negociando correctamente sus derechos. Las pataletas y caprichos del pasado, deben quedar precisamente en el pasado. El siglo XXI exige nuevas formas y como dijo un sabio: “QUIEN NO SE REINVENTA ESTÁ CONDENADO A LA EXTINCIÓN”. Esperemos que no sea el caso del sindicalismo en Barrancabermeja.

Para más artículos, sé parte de la comunidad BCABJA dando clic aquí y ayúdanos a mejorar con tus ideas, comentarios y observaciones.