Religión en Barrancabermeja: CUESTIÓN DE AMOR, ODIO Y FE

No hay religión mala, tampoco religión buena “Per se”; solo existen religiones, así, a secas.

La voluntad el ser humano y sus acciones pueden hacer que una persona con un alto nivel espiritual sea un persona digna de respeto y admiración (como el papa Francisco, por ejemplo y en mi opinión) o por el contrario, una persona con una mente perversa y un fuerte sentir religioso puede causar gran destrucción y resentimiento, como se puede evidenciar con los sucesos horrorosos de los últimos años en el medio oriente y Europa. En Barrancabermeja sucede exactamente eso. Hay personas que dan mucha importancia a sus principios religiosos, pero los usan para llevar una vida tranquila y en armonía con el prójimo, pero hay otros que hacen todo lo contrario y crean discordia constantemente.

En ninguna parte del Nuevo Testamento dice: “JUZGARAS A TU VECINO Y DESPRECIARAS AL DIFERENTE”

Pues así da la impresión que muchos viven su sentir cristiano en Barrancabermeja lamentablemente. La intolerancia se ha tomado la ciudad ante la crisis y en vez de unirnos para salir juntos del hueco, escupimos veneno y pasamos por encima del que no nos sirve. Por supuesto que en Barrancabermeja hay mucha gente con un gran sentir solidario y principios fuertes, pero los “tóxicos” son los que más se hacen sentir.

No son pocos los que con la biblia en la mano no desaprovechan oportunidad para juzgar y condenar a cuanto “fariseo” se les cruce en el camino y seguramente en el puerto petrolero hay personas que merecen recibir castigo por sus acciones, pero en muchos casos, la religión, o las creencias mal interpretadas transforman a sus creyentes en personas moralmente superiores y en algunos casos, insoportables, que van por la vida dando veredictos en nombre de dios, como si se creyeran el mismísimo Rey Salomón o Moisés.

Si a algo vino Jesús Cristo al mundo, fue a enseñar a amar y a luchar por lo que amamos, no a odiar.

Si usted es católico/cristiano y es mayor de edad, seguramente habrá leído el nuevo testamento al menos una vez en su vida y si así lo hizo, habrá notado que el mensaje principal de la segunda parte de la santa biblia es “ama a tu prójimo como te amas a ti mismo” entonces ¿Por qué tanta gente escribe y habla con tanto odio cuando tocan el tema de dios y la biblia, en especial cuando se trata de hablar de otra persona a la que muchas veces ni siquiera conocemos? A mi manera de ver las cosas, da la sensación de que esas personas que usan la religión para esparcir odio, guardan un gran resentimiento, incontenible e incontrolable y para sentirse liberados tienen la necesidad de juzgar a los demás, eso sí, en nombre de dios; acaso “Si dios está conmigo, ¿quien contra mi?”.

Si usted no pone manos a la obra, Dios no va a hacer las cosas por usted.

Hay otras personas que sin duda alguna son buenas de corazón y espíritu, pero que por desgracia se quedan esperando a que las cosas mejoren por obra y gracia del espíritu santo, por arte de magia y sin poner el esfuerzo necesario para que lo que tanto desean se haga realidad.

Está bien tener fe en algo extraterrenal si así usted lo quiere;  conozco muchas personas que tienen una enorme fe en dios y son exitosas, a lo que no hay derecho es a NO poner las manos a la obra en espera de un milagro que nos saque de la pobreza o del problema que tengamos de momento. Barrancabermeja necesita del trabajo de todos para dar pasos hacia adelante y lograr superar la conmoción de la crisis económica. La parsimonia y la inacción no deben ser el “modus operandi” por más católico que usted sea y por más confianza en un ser superior y todo poderoso que usted tenga. Por el contrario, si usted trabaja día a día con fe y confianza, sin prisa pero sin pausa, seguramente sus metas se verán realizadas más temprano que tarde.

Lo que menos necesita Barrancabermeja en estos momentos es discusiones y peleas en nombre de un credo.

Barranca no está para que sus ciudadanos malgasten su tiempo peleando por religión. El puerto petrolero necesita que de una vez por todas empecemos a trabajar unidos, aceptando las diferencias y sin mirar por encima del hombro a nadie. Me atrevería a decir que más del 90% de los barranqueños son cristianos (católicos, evangélicos, protestantes etc…) lo cual quiere decir que son más las cosas en común que unen la cosmovisión religiosa de los ciudadanos de la ciudad que las cosas que diferencian un credo del otro. Se adora al mismo dios, se lee el mismo libro sagrado, entonces ¿por qué tanto conflicto e intolerancia con el que piensa ligeramente diferente? Hay que madurar espiritualmente. Si dios realmente existe y es bondadoso, lo que menos quiere es que sus hijos se maten y discutan entre si por bobadas sin sentido. ¡TOLERANCIA SEÑORES!

Para más información de la ciudad y Colombia, sé parte de la comunidad BCABJA haciendo clic aquí y ayúdanos a difundir nuestro contenido.