¿Por qué no hablar de Barranca?

Dos de los compañeros de Quesada testificaron que una jornada delante del pueblo de Latora hay una fuente de betún que es un pozo y que hierve y corre fuera de la tierra, y está entrando por la montaña, al pie de la sierra…

… Y los indios tráenlo a sus casas y úntanse con ese betún porque le hayan bueno para quitar el cansancio y fortalecer las piernas: y de ese licor negro y de olor de pez y peor, sírvense de ello los cristianos para brear sus bergantines“.

Gonzales Fernández de Oviedo y Valdéz de su historia general V Natural de las Indias, islas y tierra firme del mar Océano del siglo XlX.

Está en esta cita la ”riqueza” que dio origen y que aún en la actualidad le da un reconocimiento egocéntrico a uno de los lugares más hermosos de Colombia.

Ubicado en el centro del país en un punto estratégico convirtiéndolo en el lugar de encuentro de personalidades y gentilicios provenientes de los demás departamentos que le rodean y que desde sus inicios han sido partícipes de las magníficas historias que acontecieron en este suelo y que a causa del ”modernismo” y la ”industrialización” se han ido borrando del hablar cotidiano de los ciudadanos para terminar por refugiarse en los recuerdos más preciados de los ancianos.

Anécdotas que son los pilares frágiles que sostienen el estilo propio de sus habitantes y el desarrollo cultural desconocido de la ciudad que hacen de ésta un lugar basto de sucesos importantes como el desenvolvimiento de la economía petrolera, la defensa de la mano de obra civil y el movimiento de grupos subversivos en la historia de Colombia pero que se marginan al olvido a causa del egoísmo en el pensamiento ambicioso que tiene como único fin  llenar los bolsillos de dinero a quienes lo explotan sin dar importancia alguna a la esencia propia del lugar que les enriquece.

Entonces sus antepasados; su amalgama de atardeceres sobre el Magdalena y la cantidad de riqueza histórica, cultural, natural y social que abunda en las calles pero que permanecen invisibles en la comunidad, son ahora los motores de un sin fin de páginas que esperan ser llenadas por textos que cuenten, expresen y narren los demás puntos de vista distintos a la industria del petróleo que hacen realmente valiosa, única e importante a Barrancabermeja; la ciudad bella hija del sol.