Linchar ladrones y la justicia por propia mano en Bcabja

Lo primero que diremos antes de seguir con éste articulo:

EN NINGÚN CASO QUEREMOS HACER APOLOGÍA DE LA AUTODEFENSA COMO EL MODO DE JUSTICIA POR EXCELENCIA. Queremos hacer un análisis a conciencia sobre el tema que ha estado en boca de todos en la ciudad en los últimos días sin incitar a la violencia.

Desde tiempo ancestrales, ha existido la posibilidad y la obligación (en algunos casos) de linchar a una persona que haya cometido una falta grave en contra de la comunidad u otra persona. Los Yariguíes, pueblo bravo y orgulloso que habitó las tierras de lo que hoy conocemos como Barrancabermeja y sus alrededores, aplicaban el linchamiento publico como castigo (a hombres y a mujeres) cuando los caciques y los clérigos de las tribus creían que el castigo debía ser el más severo.

 linchar a un delincuente no es algo novedoso o que esté de moda.

es una tradición horrorosa compartida por múltiples culturas y civilizaciones en todo el planeta tierra y que incluso en nuestros días, muchos consideran que tomar la justicia por cuenta propia y golpear en publico hasta la muerte a ladrones, asesino, violador o persona peligrosa es lo mejor y más efectivo que puede pasar. Es indudable que ante la aparente falta de acción por parte de las autoridades y las normas permisivas con los delincuentes, algunas personas quieran “cuadrar cuentas” con esos personajes nefastos que dañan comunidades enteras.

Porque algo nos produzca placer, no quiere decir que sea lo correcto.

No lo voy a negar. He presenciado dos intentos de linchamiento y en ambos casos los delincuentes fueron rescatados por la policía. En ambos casos me causó mucho placer ver los golpes que recibían una y otra vez los bandidos, ya que éstos, en uno de los casos habían asaltado por tercera vez a una ciudadana francesa que venía a visitar el país y en el otro acababan de robarle la bicicleta a un joven de 11 años. La comunidad a pesar de que los policías intentaban proteger a los ladrones, seguían golpeándoles  lo cual me hizo preguntar: ¿Si bien observar la golpiza me produce placer; Es lo correcto? y la respuesta definitivamente es NO y a continuación explicaremos por qué pensamos así.

¿Realmente linchar delincuentes disminuye los crímenes?

Muchas personas tienen la percepción de que si se lincha a un delincuente, los delincuentes no volverán a robar o a matar en la zona, pero la realidad no es así. Los delincuentes, en sus mentes primitivas, no piensan en las consecuencias de sus acciones delictivas. El delincuente siempre tiene en la cabeza al momento de robar o de ir en contra de la ley EL BENEFICIO RÁPIDO E INMEDIATO DE SU ACCIÓN DELINCUENCIAL. En otras palabras, los delincuentes son tan brutos que no se dan cuenta que la plata fácil puede significar la muerte y seguramente puede ser que un linchamiento en su barrio espante a los ladrones por un tiempo, pero volverán multiplicados por 10.

Entonces ¿Por qué dan ganas de linchar a los ladrones y demás escoria?

El cerebro primario o primitivo reptil humano tiene dos reacciones automáticas ante la agresión y la violencia externa. Si la persona se siente sola e indefensa ante una agresión, lo más seguro que suceda es que el cerebro le indique huir lo más pronto posible de esa situación de peligro, pero si ante una agresión la persona siente que lleva las de ganar, que lleva el poder y que está en una posición dominante, el cerebro responde con violencia. Cuando uno está rodeado de personas igual de emberracados a uno por el delito de otro desgraciado, lo más seguro que pase es que haya una reacción en cadena que lleven a las personas que son testigos de los hechos a tomar justicia por propia mano y eso es lo que podemos ver que sucede cada vez que hay un linchamiento.

¿Entonces qué hay que hacer?

Así usted no lo crea y así piense que eso no sirve, lo que hay que hacer es DENUNCIAR LOS DELITOS. El problema en Barrancabermeja y en Colombia es que las personas no denuncian los delitos y se quedan con la percepción de que “eso las autoridades no hacen nada, entonces yo mejor no denuncio” lo que hace que haya un circulo vicioso de ineficiencia institucional y crecimiento de la delincuencia, pero lo cierto es que las posibilidades de que un robo, atraco, homicidio o cualquier delito sea resuelto suben exponencialmente si denunciamos ante las autoridades. No saque excusas para no denunciar. Es cierto que la policía y los entes del estado que deben velar por la seguridad de la ciudadanía tienen muchísimas falencias en su funcionamiento, pero si no tienen información ni denuncia, es imposible para ellos por lo menos hacer un mínimo esfuerzo para resolver los casos que se presenten.

DENUNCIE, DENUNCIE, ¡DENUNCIE!

Éste es un tema del que se puede hablar durante días enteros y de verdad nos gustaría conocer su opinión al respecto para nosotros también aprender y tener nuevas luces al respecto. Pronto volveremos con un articulo que continuará con el análisis de éstos hechos violentos que se han venido presentando en la ciudad.

Para más artículos de interés, sé parte de la comunidad BCABJA haciendo clic en éste enlace.