Las 5 cosas más bacanas del regreso al colegio en Barrancabermeja

Ahora sí. El 99% de los colegios de Barrancabermeja empezaron clases. Se acabó la guachafita y la recocha. ¡A ESTUDIAR!

Después de dos meses de mamadera de gallo (vacaciones) volver al colegio para muchos pelao’s es una vaina difícil, y cómo no va a serlo si volver al colegio es sinónimo de estar encerrado más de 6 horas al día con un uniforme feo y viéndole la cara a profesores que de entrada se saborean los labios con la posibilidad de clavarnos un 1 (o una “I”) en los exámenes. ¡LA VIDA DEL ESTUDIANTE ES MUY DIFÍCIL!

Bueno pero dejando la ironía y la tragedia juvenil de lado, volver al colegio trae también muchas cosas buenas. El sistema educativo colombiano es bastante arcaico y poco eficiente, pero hay cosas que debemos rescatar del hecho de poner nuevamente los pies en los muros que encierran las instituciones educativas del puerto petrolero. veamos.

VOLVER A VERLE LA JETA A NUESTROS QUERIDOS AMIGOS DESAPARECIDOS DURANTE LAS VACACIONES.

Muchos de nosotros teníamos amigos que veíamos casi todos los días del año en el colegio, pero que al llegar las vacaciones, como por arte de magia o brujería desaparecían. Eso muchas veces sucedía porque ellos viajaban a otras ciudades a pasar el periodo vacacional con la familia, o porque los padres decidían prohibir que sus hijitos queridos no se vieran con los malvados compañeros de clases por un tiempo (…)
Volver a clase es reencontrarnos con ellos, con los desaparecidos en acción, con los que no nos dejaban ver en vacaciones y adentro del colegio las palabras de nuestros padres ¡ya no tienen poder! Siempre es bueno reencontrarse con amigos.

SOÑAR NUEVAMENTE CON CONQUISTAR AL COMPAÑERO O COMPAÑERA QUE TANTO NOS GUSTA

…Y fracasar en el intento…Posiblemente. Todos, absolutamente todos los que alguna vez estudiamos en un colegio en Barrancabermeja estuvimos perdidamente enamorados de un compañero(a) de clase. Algunos eran muy cobardes como para echarle los perros a la muchachita más guapa del salón, otros en cambio se arriesgaban, y fracasaban vilmente en el intento de conquista. Pero independientemente de que fracasemos o logremos conseguir la novia que tanto que tanto queremos, la sola sensación de enamoramiento inocente y las hormonas revoloteando descontroladas por todo nuestro cuerpo y la posibilidad de conocer el primer amor, NO SE COMPARA CON ABSOLUTAMENTE NADA y sólo por eso, vale la pena volver al colegio.

¡LA PLATA DE LA MESADA O EL RECREO VUELVE A NUESTRAS MANOS!

Si usted es un joven con muchos recursos económicos o sus papás le daban dinero sin importar día, hora, fecha etc… Entonces omita éste párrafo,   es que a muchos de nosotros nos tenían sin un peso nuestros padres cuando estábamos en vacaciones y de seguro con la crisis económica que vive el puerto petrolero, a la gran mayoría de jóvenes estudiantes no les dan ni un billetico de Jorge Eliecer Gaitán (SI NO SABE QUIEN ES ÉSTE PERSONAJE, DESPUÉS NO SE QUEJE POR PERDER EL AÑO).
Mientras estamos en clases del colegio, alguna vaina nos dan para el recreo y si utilizamos bien la mesada y no nos gastamos todo en comida, puede que nos quede algo para salir el fin de semana con los amigos y amigas a dar una vuelta por ahí.

¡EL MATONEO! PERO OJO, ¡EL MATONEO RESPETUOSO!

Pareciera que en los colegios cada vez son peores las humillaciones que reciben algunos estudiantes de parte de sus compañeros y rechazamos por completo este tipo de practicas de plano y sin concesiones, pero no podemos negar que “mamarle gallo” a un amigo o hacerle una broma de vez en cuando, era algo supremamente divertido. Eso sí, siempre con respeto y en ningún caso hacerle un daño permanente a nadie. Hay que conocer muy bien hasta donde llega la linea que divide lo divertido de lo irrespetuoso y lo humillante.

APRENDER, APRENDER ¡APRENDER!

Creemos que de todas las cosas positivas que pueden pasar al volver al colegio, tal vez la mejor de todas es APRENDER COSAS NUEVAS Y ÚTILES. Es verdad que en las escuelas de Barrancabermeja y del país en general todavía se enseñan muchas cosas que no sirven para nada y que jamás aplicaremos en la vida real, pero hay cosas que vale la pena aprender, que vale la pena escuchar a un maestro enseñar. Hacer preguntas ante la duda, aprender un poco más de ingles, aprender algo que sabemos que nos servirá en el futuro profesional o emprendedor que decidamos tomar, aprender, en general, es algo que simplemente no tiene precio y a eso es precisamente a lo que vamos al colegio (supuestamente).
Recuerden que para más información destacada sobre la actualidad de nuestra ciudad, puedes hacer parte de la comunidad BCABJA haciendo clic aquí.