Buseta, “pirata”, taxi. El transporte publico en Barrancabermeja es PÉSIMO.

Paro del transporte público en Barrancabermeja, para mas información de esta noticia clic en el siguiente link.

Es peor no decirlo, es peor ocultarlo. El transporte publico en Barrancabermeja es PÉSIMO y al parecer no va a mejorar por lo menos en el corto plazo (y dudo que a mediano plazo). Como siempre sucede, los principales afectados de un mal servicio publico son los usuarios; personas que necesitan movilizarse a diario de un punto a otro de la ciudad y se sienten cada vez mas insatisfechos con la calidad de ese fundamental servicio.

Un sabio dijo: “estúpido es aquél que hace una y otra vez la misma cosa esperando resultados diferentes”; muy acertada resulta ser esa frase y muy idiotas son aquellos que pretenden resolver el problema del transporte publico haciendo las mismas marrullas de siempre. Prohibición del parillero, sanciones pecuniarias mayores , mas retenes, mas castigo, menos movilidad etc… Esas políticas coercitivas y carentes de sentido común han servido absolutamente para nada en la ciudad; lo único que han hecho es empeorar la movilidad  y aumentar las quejas de la ciudadanía y sin embargo, los gobiernos locales siguen  empecinados en reutilizar una y otra vez las mismas estrategias ineficaces que llevan al desespero a las miles de personas que a diario deben usar algún medio de transporte.
En Barrancabermeja los buses son viejos e incómodos; saunas con ruedas. Los taxistas no saben lo que es saludar a un cliente cuando se sube al vehículo y cobran lo que se les da la gana dependiendo del marrano y el mototaxismo; aunque es una alternativa mas o menos viable para muchas personas que necesitan transporte, sigue siendo un servicio ilegal y sin regulación.
No se trata de estar a favor de unos y en contra de otros. Tanto los mototaxistas, los conductores de bus y los taxistas tienen necesidades que suplir y familias que alimentar. Todos ellos son ciudadanos que merecen la resolución de los problemas pero resulta casi imposible encontrar una solución viable para la ciudad cuando cada una de las partes busca siempre un mayor beneficio propio a costa del deterioro de los derechos del contrincante. En Barrancabermeja la idea metódica del “yo gano si usted gana” no existe (muy pocos si quiera la conocen)  y por desgracia en el puerto petrolero impera el pensar retrogrado y casi medieval de “es él quien gana, o soy yo. Nunca ambos”. Ese pensar que tanto daño ha hecho al municipio en todos los aspectos pero que perdura indeleble en el tiempo es lo que tiene a Barrancabermeja muy por debajo de lo que la ciudad puede llegar a ser.

La forma de actuar por parte de los implicados en el problema de movilidad siempre es la misma: “obedecen  a nuestras peticiones, o armamos un mierdero”. El chantaje está a la orden de día. Las amenazas de perturbar el orden publico son la mejor estrategia de negociación de los gremios y las autoridades municipales siempre sucumben al miedo o al interés económico de determinado grupo; dígase de paso que muy rara vez (tal vez nunca) las autoridades municipales desarrollan estrategias inteligentes enfocadas a mejorar X o Y problema de forma real.

¿Por qué no se legaliza y se regula de una vez por todas el mototaxismo si es el medio de empleo de muchos ciudadanos en la ciudad? Países desarrollados y en pleno crecimiento como la India han sabido controlar y sacarle provecho al mototaxismo que de paso en Barrancabermeja puede ser un elemento que alivie los altos indices de desempleo actuales y no se trata de que cualquier persona con una moto pueda salir a la calle a recoger gente y cobrar por transportar. Hay que establecer el tipo de motocicleta ideal para la practica de esta actividad ademas de crear gravámenes que de paso engrosen las arcas publicas.

¿Por qué no establecer una tabla o modelo eficaz de tarifas adecuada (no tiene que ser el taxímetro) a los taxis para que estos no cobren lo que se les venga en gana? ¿Por qué no se establecen horarios de llegada y estaciones claras para los buses? Así las personas sabrían a que horas pasa un bus por la estación mas cercana y seguramente aumentaría el numero de pasajeros que se movilizarían en busetas. Reducir los impuestos a estos vehículos también puede ser una buena estrategia para aliviar las altas cargas impositivas que los propietarios de buses y taxis tienen. Esos impuestos desproporcionados están llevando a la quiebra a personas que antes eran generadores de empleo pero que ahora engrosan la fila de “desocupados” del país.
Por supuesto, se debe capacitar en atención al cliente a los conductores de todos los medios de transporte. La mala educación es evidente y  a mucha gente le resulta muy molesto el trato que reciben por parte de los transportadores de la ciudad.

Es cuestión de pensar diferente a como se ha hecho hasta ahora. Los problemas no se solucionan en el mismo nivel de pensamiento en el cual se generaron. Todas las partes deben estar dispuestas a ceder en parte sus pretensiones (algunas veces absurdas) para que el beneficio general sea posible y el progreso ya no sea una ilusión si no una posibilidad tangible.

Ante una nueva amenaza de paro, esperemos que todo resulte de la mejor manera posible, aunque conociendo la realidad de Barrancabermeja, seguramente un nuevo conflicto con consecuencias perjudiciales para la mayoría será inevitable. Tal vez en unos años aprendamos a solucionar conflictos de manera civilizada. Amanecerá y veremos…

Para mas artículos como esté, se parte de la comunidad BCABJA haciendo clic aquí