La envida y otros pecados que destruyen Barrancabermeja desde adentro.

Barrancabermeja es un municipio con un potencial enorme. Somos el principal puerto fluvial del país ademas de ser la capital petrolera de Colombia, pero por alguna razón, o razones, aún no somos lo que deberíamos ser. Barrancabermeja sigue siendo un municipio atrasado en muchos aspectos respecto a otras ciudades importantes del país así a muchos no les guste reconocerlo.

Hay sentimientos y acciones que nos están carcomiendo como sociedad y hasta que no cambiemos o mejoremos ciertos aspectos que parecen ser parte del diario vivir en el puerto petrolero, vamos a seguir siendo lo que hace muchos años somos; una ciudad con mucho futuro pero estancada en el pasado.

sin mas preámbulo, estos son los males que carcomen a la sociedad barranqueña:

LA ENVIDIA: 

Algo lamentable. Duele mucho decirlo pero en Barrancabermeja hay cada vez mas gente envidiosa. Personas que viven pendientes de lo que el otro tiene y no tiene. Personas que se dejan consumir por la envidia y un complejo de inferioridad que en los casos mas extremos les impide tener vida propia.

Muchos barranqueños que le aportan al municipio (o mejor dicho, todos los barranqueños que le aportan algo positivo al municipio) han sido en algún momento victimas de algún envidioso y por el contrario, las personas envidiosas normalmente no aportan nada positivo ni a la ciudad ni a su comunidad.

 

LA AVARICIA:

Ojo, no se debe confundir la avaricia con la ambición. Ser ambicioso es bueno y de hecho pensamos que en la ciudad hacen falta personas con grandes ideas ambiciosas que sean beneficiosas para el desarrollo sostenible. La avaricia es ese sentir casi incontrolable que se tiene por acaparar dinero sin propósito ni fin a costa de lo que sea y de quien sea. Es un sentimiento ligado a la envidia. No son pocos los barranqueños que por ganarse un peso mas son capaces de hacer males innecesarios al progimo.
Los avaros están entre ricos y pobres. Este mal no distingue “clases sociales”.

 

LA PEREZA:

Pereza de leer, pereza de pensar, pereza de reflexionar. La mayoría de barranqueños va por la vida sin fin ni propósito. No les interesa dar propósito a su paso por este mundo y tampoco les importa entender lo que sucede al rededor. Votamos por candidatos que no conocemos y ni siquiera conocemos su pasado o sus propuestas. Opinamos sin conocer del tema, juzgamos sin ponernos en los zapatos del otro ¿y todo por qué? Por la pereza de no leer, de no investigar, de no indagar. Solo nos interesa seguir como borregos la opinión de las mayorías para evitar “problemas” y quedar bien. Sin saberlo, esa pereza mental destruye silenciosamente una ciudad entera.

 

LAS APARIENCIAS Y EL QUÉ DIRÁN:

Muchos barranqueños prefieren comprar un automóvil lujoso, así no haya de momento cómo pagarlo, que invertir o emprender en un negocio propio. ¿Por qué? porque es mas importante lo que el vecino, el familiar, el conocido piensen de nosotros que prosperar a futuro. Alguien muy sabio dijo que “el camino mas fácil a la pobreza es comprar cosas que no necesitamos, con dinero que no tenemos para impresionar a quien no nos importa”  Pues ese es precisamente el camino que muchos en Barrancabermeja eligen.

¿Se imaginan una ciudad donde las personas les importara un bledo lo que los otros piensen y mas personas decidieran emprender sin importar las burlas, los problemas o el qué dirán? Seguramente estaríamos viviendo en una Barrancabermeja muy desarrollada.

 

LA CORRUPCIÓN:

Por todos es sabido que las instituciones gubernamentales en Barrancabermeja, llámese alcaldía, consejo, aguas etc, son instituciones en la que la corrupción es preponderante. Funcionarios (que son elegidos cada 4 años) roban y hacen marrullas acabando con las finanzas del puerto petrolero, pero la corrupción no existe solo a nivel institucional.

La corrupción está por todas partes. Desde “el chupa” que recibe sobornos y el infractor que lo ofreces, hasta el que roba luz, el profesor que acepta un chanchullo para pasar a un alumno, la señora que compra alimentos de mala calidad para venderlos a otros, el que compra robado etc… La corrupción está en todas partes pero este mal no es mas que la sumatoria de todos los males anteriores. La corrupción es el resultado final de años  de envidia, apariencias, codicia y pereza.

NO QUEREMOS QUE SE NOS MAL INTERPRETE, BARRANCABERMEJA TIENE MUCHAS COSAS FANTÁSTICAS PARA OFRECER.

Pero debemos aceptar y reconocer los males que nos afectan. El primer paso que debe dar una sociedad para empezar a avanzar a pasos agigantados en aceptar lo que le hace daño. Hacer vista gorda a lo feo y lo malicioso no mejora nada. Es momento; ahora que se avecina “la paz” en el país, que hagamos un examen de la ciudad a conciencia y empecemos a cambiar esos “pecados” y males que tanto daño le hacen a la bella hija del sol.

Para mas artículos crudos y sin tapujos como este, sé parte de la comunidad BCABJA haciendo clic aquí y disfruta de nuestro contenido.