Discriminar a los que no son de Barrancabermeja le hace mal a la ciudad

Veo en mi ciudad a casi todo el mundo indignado con la situación que viven hoy en día los Colombianos en la frontera Colombo-Venezolana que desde hace unas semanas son tratados como delincuentes. Despojados de todo lo que tienen y recibiendo agresiones por parte de la guardia nacional venezolana. Parece que la gran mayoría de barranqueños sienten empatía por los compatriotas que son desplazados en este momento de Venezuela, entonces, ¿Por qué de un tiempo para acá muchos barranqueños tratan despectivamente a los mal llamados foráneos que vienen a trabajar a nuestra ciudad?

Es un sin sentido indignarse por los compatriotas que deportan y referirse en términos insultantes a los compatriotas que llegan a Barrancabermeja en busca de un empleo digno.  

Barrancabermeja es cada vez mas hostil con quienes no son de la ciudad y el argumento principal del desprecio hacia los foráneos es que, por cada trabajo que ellos consiguen, un barranqueño queda (o sigue) desempleado.  

En los países con problemas de inmigración como Estados Unidos, Italia, Francia etc.., suelen odiar a los extranjeros que llegan a trabajar porque significan mano de obra barata para las empresas y ademas quitan el trabajo a la mano de obra local y aunque el debate sobre inmigración internacional es mas complejo que la problemática en Barrancabermeja, el argumento utilizado en nuestro caso es exactamente el mismo usado por los gringos o europeos para justificar su desprecio a los inmigrantes que llegan de otros piases.

Barrancabermeja, en sus inicios fue una ciudad cosmopolita que recibía gentes de todas partes del país y del mundo. El oro negro logró poblar al puerto petrolero con miles de personas con diferentes culturas y formas de ver el mundo. La mezcla de costumbres y razas acontecida en los primeros años de la vida municipal de la ciudad formaron lo que es hoy el ciudadano barranqueño moderno.

Infortunadamente hace muchos años la ciudad dejó de ser la cosmopolis que un día fue, sin embargo, por mucho tiempo todos eran bienvenidos a la hija del sol, vinieran de paseo o a trabajar. A algunos se les olvida que en Barrancabermeja existen hace muchos años varias colonias de otros municipios del magdalena medio y Santander como por ejemplo Puerto Wilches, San Vicente, Simití, El Banco, Zapatoca, Sabana de Torres, entre otros.

 

Muchos somos descendientes de personas que llegaron al puerto petrolero a forjar los cimientos de está fantástica ciudad siendo “foráneos” y siempre se sintieron como si en su propia tierra estuvieran, entonces ¿qué pasó?   

 

Pasó que la dependencia por la industria petrolera empezó a aumentar. Pasó que hace unos años hubo un “boom petrolero” que atrajo a muchas personas capacitadas de otras latitudes al municipio. Pasó que no se crearon empresas nuevas y que la ciudad se volvió “petroleo dependiente”. Pasó que el sistema educativo se centra mas en crear empleados que emprendedores. Pasó que vivimos una crisis económica y nos centramos mas en encontrar culpables que en buscar soluciones. Todo eso pasó pero muchos se siguen haciendo las preguntas incorrectas.

No nos debemos preguntar ¿por qué le dan trabajo en barranca a gente que viene de afuera? La pregunta correcta es; ¿por qué hay tan poco empleo en la ciudad? Aveces hacernos las preguntas correctas sirve para sacarnos paradigmas erróneos de la cabeza y ese paradigma perverso profesado por algunos de que la gente de “afuera” no tiene que venir a trabajar a acá, es completamente falso.

¿Saben acaso cuantos barranqueños están trabajando, estudiando y viviendo por fuera de la ciudad y del país?

 

Varios miembros de BCABJA hemos tenido experiencias laborales por fuera de la ciudad y de Colombia y siempre se nos ha tratado con el mayor respeto. ¿Acaso no podemos hacer lo mismo con los que nos visitan? a Los barranqueños, en general  nos tratan muy bien  afuera de Barrancabermeja. Caemos bien en otras ciudades y por lo menos en mi caso, nunca fui menospreciado por ser de Barrancabermeja.

Debemos bajar la dependencia municipal hacia Ecopetrol, debemos tener colegios que inciten a los alumnos desde muy jóvenes a ser emprendedores, empresarios, comerciantes exitosos y no solo educarlos para trabajar para alguien mas. El problema no es que nos quiten el trabajo a los locales, el problema es que hay  muy pocos puestos de trabajo disponibles y muy pocos generadores de empleo.

Si usted después de leer esto, sigue disgustado con la situación laboral propia o de muchos en el puerto petrolero, lo entendemos, pero su disgusto no tiene por qué transformarse en odio hacia las personas que no son del municipio. Si ha de estar disgustado con alguien debería ser con las autoridades locales y con usted mismo que no han hecho nada por generar nuevos puestos de trabajo ni oportunidades de desarrollo. Todos somos Colombia, todos merecemos un empleo digno y una ciudad que nos acoja.

Para mas artículos como este, SÉ PARTE DE LA COMUNIDAD BCABJA HACIENDO CLIC AQUÍ