Los rockeros van al infierno. O así lo piensan muchos en Barrancabermeja

“Eso es música de mariGuaneros” o “ese mechudo parece una vieja” son frases que usan las personas en Barrancabermeja para referirse a los rockeros, y es que ser rockero en Barrancabermeja no es tarea fácil.
Los estereotipos alrededor del rock n’ roll y las personas que lo escuchan vienen de hace mucho tiempo atrás; por fortuna ya en casi todo el mundo civilizado y en la gran mayoría de ciudades importantes de Colombia, ser rockero ya no es visto como algo pérfido, diabólico o maligno, pero en Barrancabermeja todavía existe ese estigma tonto sobre los que tienen una “pinta rara” o escuchan “música metálica”.
En un municipio de clima caliente donde se escucha día y noche vallenato, salsa y reggaeton, es difícil que un genero musical como el rock tenga aceptación masiva, lo cual es entendible. Es imposible cambiar los gustos adquiridos por una región entera, ademas, escuchar vallenato o cualquier otro genero musical, no es algo malo “per se”. Resulta molesto es que en pleno siglo XXI los jóvenes rockeros de Barrancabermeja sigan siendo vistos como bichos raros. Muchos de ellos tienen problemas en sus hogares por el hecho de escuchar “música ruidosa” y vestir diferente.
Así no lo digan, hay personas(y no son pocos)  que al ver en la calle un pelao’ con el pelo largo y vestido de negro, inmediatamente piensan en drogas y degeneración. Resulta curioso que en una ciudad en la que  los vallenatos reinan en las emisoras y bares, los que son tildados de marihuaneros o drogadictos son los pocos rockeros que hay, como si los artistas del vallenato fueran unas almas de dios o ejemplos a seguir. Lo mismo pasa con los salseros y ni qué hablar de los reggaetoneros.
Diomedes Diaz se sopló todo el perico de esta vida y la otra, sin embargo quienes escuchan vallenato no tienen el estigma de ser periqueros. Los reggaetoneros son misóginos y tratan a las mujeres en sus canciones como meros objetos sexuales inertes y muchas otras cosas desagradables puedo escribir sobre la música y los artistas que predomina en nuestra cultura ribereña pero no es el caso hacerlo; el hecho es que los malos de la película resultan siempre ser los diferentes, los que menos espacios para reunirse encuentran y los que a pesar de las criticas y burlas mantienen sus gustos intactos.
Dejemos de juzgar a los rockeros sin conocerlos. La mayoría de veces resultan ser personas mil veces mas agradables y confiables de lo que usted se puede imaginar. Seguramente  a uno que otro le gustará quemar yerba, pero eso no es una situación exclusiva de quienes escuchan rock n’ roll. He conocido empresarios y personas de”alta sociedad” con seria adicción a las drogas y ni siquiera conocen a los Beatles.

Podemos escuchar la música que se nos de la gana, vestir como mejor nos parezca y frecuentar los lugares que queramos, pero etiquetar con malicia a la gente por el gusto musical o la pinta, es a decir verdad, algo estúpido.
¿Los rockeros van al infierno? Seguramente no; es mas, creo que si el paraíso existe, dios les tiene reservado el rincón mas apasionante y divertido del mas allá. EMPECEMOS A RESPETAR A LOS DIFERENTES.

Sé parte de la comunidad BCABJA dando clic aquí y compartenos tus inquietudes