Colombia; país de putas, drogas e hipocresía.

mora

A mi sí me ofende que desde otros países representen a los Colombianos como jíbaros (narcotraficantes)  o que nuestras mujeres sean vistas como prostitutas y me parece ofensivo por una simple razón; yo no consumo ni compro drogas ni pago por sexo, no veo “narconovelas” ni uso memes amenazantes de Pablo Escobar cada vez que algo o alguien me “saca la piedra”. Pero hay algo que me enfurece y me indigna mas que todas estas faltas de respeto dirigidas desde el extranjero a los colombianos correctos (entiéndase que ser correcto NO es lo mismo a ser mojigato ni  camandulero moralista) y como lo dice ese viejo pero sabio adagio popular: “No hay cuña que mas apriete que la del mismo palo”. Lo que mas me emputa cada vez que nos ofenden desde otros países, son los mismo Colombianos. Esos colombianos que enfurecidos con el agravio, inundan las redes sociales indignadísimos y amenazantes, que hijueputean a quien les lleve la contraria y enceguecidos por la ofensa exterior, no comprende ni se le da la gana de entender otros puntos de vista al respecto. Esos colombianos que en frente del smartphone, dispositivo móvil o computador posan de patriotas pero que está impaciente por ver en la noche la narconovela de turno. Esos colombianos que no aceptan broma de alguien “de afuera” porque los posee el demonio, pero que cuando se emborrachan, acompañan el alcohol con “perico” y no falta el energúmeno que haga alusión a grupos paramilitares mientras al ritmo de vallenatos hace disparos al aire o le agarra las nalgas a la mujer mas cercana.

No quiero llegar a un país donde me traten de vendedor de drogas y no quiero que vean a las mujeres que quiero y aprecio como prostitutas pero por desgracia esa es la imagen que nosotros mismos mostramos en el exterior, y no hablo de los colombianos que salen a otros países en busca de mejores oportunidades y que se rompen la espalda trabajando dignamente por sus familias; HABLO DE LOS MALDITOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN COLOMBIANOS; RCN, CARACOL TELEVISIÓN y demás parásitos de la desgracia  quienes se lucran mostrando los peores estereotipos nacionales en la pantalla chica, pero que luego incitan al odio cuando sucesos desafortunados como el acaecido en aquél infame programa chileno suceden.

Veo en estos momentos la noticia del HONORABLE concejal Emiliano Larrota, completamente borracho, sin camisa y rodeado de hombres armados en una finca  de Barrancabermeja. Una escena realmente grotesca. ¿Cuantos estarán indignados por el comportamiento de ese concejal? ¿cuantos volverán a votar por ese nefasto personaje? ¿Cuantos tienen comportamientos similares en situaciones similares?
Estos dos temas; el de la modelo chilena irrespetando a los colombianos y el del concejal de Piedecuesta (me perdonan si así no se escribe) parecieran no tener conexión alguna, pero desde mi manera de ver las cosas, considero que tienen  MUCHO QUE VER ENTRE SÍ.

Colombianos “de bien”, están en todo su derecho de indignarse ante estos desafortunados episodios.
Colombianos narco faranduleros y alienados. !SEAN VICTIMAS DE SU PROPIO INVENTO!